Preguntas más importantes sobre la gota

La gota es una enfermedad que provoca la cristalización de una sal de ácido úrico (urato de sodio) en los tejidos, especialmente en las articulaciones. A continuación, ofrecemos una explicación detallada que aborda las preguntas más comunes que tienen los pacientes sobre esta enfermedad.

Consulta aquí el mejor tratamiento natural: Remedios caseros para la gota.

1.- ¿Es posible tener un ataque de gota con niveles normales de ácido úrico?

Sí, puede ocurrir hasta en el 50% de los pacientes. La cantidad de ácido úrico en sangre en el momento en que se produce el ataque inflamatorio no siempre es indicativa de la cantidad de cristales de urato que se han acumulado en las articulaciones. Los pacientes con síntomas de gota pueden tener niveles normales de ácidos úricos. Sin embargo, hay casos en los que los pacientes no presentan síntomas y otros con síntomas gotosos graves. La gota puede diagnosticarse incluso si un análisis de sangre muestra un nivel normal de ácido úrico.

2. ¿Es gota si los análisis de sangre muestran niveles elevados de ácido úrico?

La gota y la hiperuricemia son dos conceptos distintos. Los niveles elevados de ácidos úricos en la sangre se denominan hiperuricemia. Se define como un nivel superior a 6,8 mg/dL (7mg/dL por convención) que es el punto en el que cristaliza. La gota se produce cuando hay cristales de urato en los tejidos (articulaciones y riñones). La gota es una enfermedad que afecta a una de cada diez personas que tienen niveles elevados de ácido úrico. Sin embargo, la hiperuricemia crónica puede ir a menudo acompañada de gota. Unos niveles elevados de ácido úrico en sangre de forma regular podrían indicar que no somos capaces de eliminarlo correctamente, que nuestra producción es más elevada de lo normal o ambas cosas. Con el tiempo pueden desarrollarse depósitos cristalinos que pueden causar diversos síntomas, como problemas articulares, renales y de otro tipo. o la formación de lesiones bajo la piel llamadas tofos (cristales agregados).

3.- ¿Cuáles son los síntomas de la gota?

Lo más común es la inflamación en las primeras articulaciones metatarsofalángicas, es decir La articulación que conecta el dedo gordo con el pie. Se trata de una afección muy grave y dolorosa que suele producirse por la noche. También puede causar eritema, o enrojecimiento de la piel alrededor de la articulación. Aunque los síntomas iniciales pueden ser leves y breves, los ataques de gota pueden volverse más graves y persistentes si no hay tratamiento.

4.- ¿La gota ataca sólo al dedo gordo del pie?

No. No. La gota también puede provocar la inflamación de otras articulaciones, como la rodilla y el codo (especialmente la Bursa olecraneana que "amortigua la parte posterior" del codo), la muñeca y otras.

5.- ¿Pueden ciertos alimentos o bebidas causar gota?

La gota puede ser causada por la dieta, aunque ésta es importante. Más de 90% de los casos se deben a un problema de los riñones para eliminar el ácido úrico. No se recomienda consumir alimentos con alto contenido en purinas, como la cerveza (con o sin alcohol), las bebidas alcohólicas de alta graduación y las bebidas azucaradas (refrescos), etc. La carne roja, la caza, el marisco y el pescado azul (sardinas y anchoas) son buenas opciones. Los pacientes de gota pueden experimentar dolor en las articulaciones a causa de los tomates, aunque una ingesta moderada de tomates no es probable que cause ningún problema. Sin embargo, las proteínas animales pueden producir más purinas que las de origen vegetal. Se recomienda beber entre 1 y 2 litros de agua al día, especialmente si se tienen cálculos renales de urato. Los productos lácteos desnatados, las cerezas y los alimentos ricos en vitamina C, así como el consumo moderado de café, también son buenas opciones. Sin embargo, hay que evitar la obesidad y el sobrepeso.

6.- ¿Cuándo debo visitar al médico?

La inflamación de las articulaciones y el dolor recurrente, especialmente en el dedo gordo del pie o en el empeine, pueden ser un signo de inflamación articular. Si sus niveles de ácidos úricos han ido aumentando con el tiempo o son excepcionalmente altos (por ejemplo, 9 o más), puede consultar a su médico. Si tiene hiperuricemia o antecedentes de gota, puede ser conveniente que consulte a su médico.

7.- ¿Se puede utilizar la colchicina y los antiinflamatorios tradicionales para tratar la gota?

No. No. El tratamiento de la gota debe completarse con la medicación prescrita. No es una solución rápida. Lleva meses o años de trabajo dependiendo de cada paciente. Sólo una medicación constante bajo la supervisión de un médico y unos hábitos de vida saludables pueden eliminar la acumulación de cristales de ácido úrico.

8.- ¿Es posible curar la gota cambiando la dieta y absteniéndose del alcohol?

En la mayoría de los casos, la respuesta es "no". La mayoría de los casos no se resuelven reduciendo el consumo de sal. Sin embargo, los pacientes con hipertensión arterial tendrán que tomar diariamente medicamentos antihipertensivos. Los pacientes con gota suelen requerir la ayuda de fármacos. Los enfermos de gota llevan muchos años acumulando ácido úrico en su cuerpo, sin siquiera darse cuenta. Aunque la dieta puede ayudar, no es suficiente para disolver el ácido úrico. La gota puede tratarse con medicamentos que reducen o aumentan la eliminación de purinas, como el alopurinol y el febuxostat.

9.- ¿Puede haber ataques inflamatorios con la medicación para disolver los cristales de urato?

Puede parecer extraño e inesperado, pero esto puede ocurrir a menudo en los pacientes de gota si no se administra la profilaxis antiinflamatoria adecuada a medicamentos como el alopurinol o el febuxostat. Los pacientes creen erróneamente que son más peligrosos que beneficiosos. Es importante incluir un tratamiento preventivo para los ataques de gota en el primer mes (o entre 6 y 12 meses, dependiendo de su tipo de gota), cuando se introducen fármacos como el alopurinol, el febuxostat o la benzbromarona. Esto incluye una dosis baja de antiinflamatorios como el naproxeno (o corticoides en algunos casos), ya que existe un mayor riesgo de problemas articulares en los primeros meses, cuando los depósitos de cristales comienzan a disolverse.

10.- ¿Son realmente peligrosos los niveles altos de ácido úrico y la gota?

La gota es algo más que una articulación dolorosa que se inflama o que se inflama ocasionalmente. La gota puede provocar una inflamación sistémica y no sólo de las articulaciones. También puede afectar a órganos vitales como el riñón. La gota y la hiperuricemia están estrechamente relacionadas con el síndrome metabólico. Es habitual observar una variedad de factores de riesgo tradicionales para la gota, como la obesidad, el colesterol elevado, los niveles de triglicéridos y la resistencia a la insulina. Todos estos factores pueden reforzarse mutuamente y situar a los pacientes en un riesgo cardiovascular alto o moderado. Es importante prestar la misma atención a los ácidos úricos en sangre que a los niveles de glucosa y lípidos.